Deportes a Millón Radio Virtual

miércoles, 12 de enero de 2011

Historia eclesiástica de la Villa

Diario La Nación 09-01-2011
Cinco obispos han regentado la Diócesis
 (José Luis Guerrero S.)

Junto con el capitán Juan Maldonado y el grupo de españoles que fundó la villa de San Cristóbal, vino la iglesia Católica en 1561. El templo principal, formó parte de las primeras construcciones trazadas en el papel y levantadas sus paredes con caña brava, más tarde de bahareque, techos de paja y pisos de tierra, espacios que cobijaron a los creyentes en Dios, venidos del viejo continente.
San Cristóbal se impuso como la imagen religiosa, pero por los constantes ataques de los indígenas, los enfrentamientos y las luchas para sobrevivir los nativos e imponerse los segundos, los soldados españoles imploraban a San Sebastián.
Fueron ruegos de defensa al mártir español que murió saeteado, saetas similares a las flechas empleadas por los indígenas en defensa. Su figura se impuso a lo largo de los años como el protector de la Villa.
A mediados de 1563 los padres agustinos, procedentes de Pamplona, llegaron a San Cristóbal y fundaron un convento, donde construyen una capilla, espacios que se convierten en la primera escuela y el primer hospital de caridad, donde funciona actualmente Banfoandes de la 5ta avenida. Los sacerdotes son los primeros educadores y, como lo escribió Villamizar Molina, en el libro "Instantes del Camino", "la vida de San Cristóbal, en gran parte, se enrumba por la acción de estos frailes agustinos".
Son ellos quienes en la última década del siglo XVI, y para la conquista de los indígenas Táribas, llevan la imagen de la señora de la Consolación, la cual es venerada en su tabla original, en la Basílica que lleva su nombre, en Táriba.
Monseñor Raúl Méndez Moncada, quien fue párroco en la iglesia La Ermita, explicó que con el paso de los años, el templo principal, de deficiente construcción, fue tomando forma, especialmente después del terremoto de mayo de 1875, cuando monseñor José Concepción Acevedo echó las bases de la actual iglesia.
Ubicado siempre frente a la plaza y al costado derecho el cementerio, sus sucesores, monseñor Felipe Rincón González -quien fue nombrado Arzobispo de Caracas-, monseñor Acacio Chacón -luego Arzobispo de Mérida-, y los monseñores Primitivo Galaviz, Maximiliano Escalante y Edmundo Vivas, además de profesar la religión entre los fieles, se esforzaron por retocar la iglesia.


Se crea la Diócesis de San Cristóbal
Durante muchos años, San Cristóbal dependió religiosamente de la Arquidiócesis de Mérida. Lazos que se rompen en 1922 cuando es creada la Diócesis de San Cristóbal, con la designación de monseñor San Miguel, como primer obispo de la ciudad. La iglesia fue elevada a catedral.
Para el cuatricentenario de la ciudad de San Cristóbal, en 1961, monseñor Fernández Feo reconstruyó la fachada de la Catedral y es esa la que hoy tenemos.
Con el paso de los años, la fe religiosa se extiende por la Villa. Para 1808, por el camino real que conducía desde la Catedral a la calle 16, el vecino Juan Bautista Carrero, construyó una pequeña capilla donde está la iglesia de La Ermita, fundada en 1853, por monseñor Juan Hilario Bosset. Gracias al aporte de los sacerdotes, su estructura se ha consolidado.
Los padres redentoristas construyeron la iglesia Perpetuo Socorro o El Santuario; los agustinos, levantaron la Iglesia San José, templos y casas parroquiales de hermosas fachadas y amplias estructuras, con torres elevadas y muchos detalles.
Han sido cinco los obispos designados por el Papa a la ciudad. Al morir monseñor San Miguel, asumió monseñor Arias Blanco, luego monseñor Fernández Feo, el tercero es monseñor Marco Tulio Ramírez Roa y el actual, Mario del Valle Moronta.
El crecimiento de la ciudad obliga a las autoridades de la Iglesia católica a fundar capillas e iglesias para dar cabida a los fieles y expandir la fe en Dios.
Las iglesias Coromoto (1942) y El Carmen (1952), fueron fundadas por monseñor Rafael Arias Blanco.
Fue durante el mandato de monseñor Alejandro Fernández Feo, que hubo una notable expansión en la construcción de iglesias y fundación de parroquias religiosas: El Rosario (1957), Santísimo Salvador (1963), Transfiguración del Señor (1976), Santo Domingo de Guzmán (1966), El Buen Pastor (1966), Divino Redentor (1966), Santa Rosa de Lima y San José de Porres (1976), Cristo Rey de Las Lomas (1981).
Es Fernández Feo quien también fundó la Universidad Católica Andrés Bello, a él se le debe la construcción de la sede del Seminario Santo Tomás de Aquino, en Palmira, así como el Palacio Episcopal y la Basílica de Táriba.


Tradiciones y costumbres
A juicio de monseñor Raúl Méndez Moncada, el sancristobalense es una persona muy creyente de los postulados de la Iglesia católica. Celebra y participa con entusiasmo en cada una de las fiestas religiosas, aunque la modernidad lo ha obligado a dejar de lado algunas costumbres.
"Antes era obligatorio que las mujeres cubrieran su cabeza con una mantilla para poder entrar a la Iglesia. Su vestimenta era adecuada al santuario, no como ocurre hoy día, cuando las jóvenes van con sus escotes, faldas altas, y los hombres en bermudas..." dijo.
Hasta 1960, el sacerdote oficiaba la misa de espaldas a los feligreses y en latín. Desde ese año se hace en castellano y mirando de frente a los creyentes, "que es lo más correcto".
Hoy día se mantienen las celebraciones de las misas de aguinaldos, la Navidad, Semana Santa, las fiestas dedicadas a los santos, elaborar el pesebre, cantar villancicos... "Lo que sí se ha perdido es el respeto a lo sagrado, por ejemplo, en los días santos, en mi época, mi mamá hacía hallaquitas de harina de maíz, para comer los jueves y viernes santo... en esas fechas no se podía barrer, ni lavar ropa... era de mucho respeto", expresó.
A su juicio, la tecnología ha permitido que el mensaje de la Iglesia llegue a más personas por medio de la radio y de la televisión, y no importa que se hayan dejado de lado algunas tradiciones.
Durante muchos años los sacerdotes y religiosas han estado al frente de instituciones educativas, ancianatos y centros asistenciales. Dedicada parte de su obra a sanar enfermos, a educar y a formar al hombre.
Han sido 450 años de historia eclesiástica, de profesar la fe y cumplir con los postulados de la Iglesia católica, frente a las iglesias protestantes, que en los últimos cincuenta años han ganado seguidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada