Deportes a Millón Radio Virtual

sábado, 2 de abril de 2011

San Cristóbal crece desorbitadamente

El aumento de la población preocupa a las autoridades, por cuanto no va a la par del crecimiento de los servicios públicos.
 ( Marina Sandoval Villamizar )
San Cristóbal crece exponencialmente, contrario al aumento de la población que hubo a partir de su fundación, y a las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, cuyas proyecciones indican que para 2010 tenía 284 mil 420 habitantes. Los registros del municipio señalan que supera los 400 mil habitantes.
Cuando la ciudad se fundó en 1561, dicen los historiadores, entre ellos el cronista J. J. Villamizar Molina, la habitaron treinta vecinos, los mismos que había diez años después, en 1571; y estuvo a punto de desaparecer porque hasta 1700 la población llegó a los 700 habitantes. La razón del escaso crecimiento poblacional fue, a juicio del doctor Villamizar Molina, además de la acción de los nativos Chinatos, el aislamiento por la falta de vías de comunicación, que San Cristóbal pertenecía al virreinato de la Nueva Granada y que estaba lejos de la capital: Santa Fe de Bogotá.
Incluso, según las investigaciones del cronista decano de Venezuela, San Cristóbal no quedaba en el camino colonial de occidente, por cuanto, quien venía de Bogotá, pasaba por Pamplona, luego Cúcuta, San Antonio y Capacho, y se desviaba por Copa de Oro, Palmira, Curazao, el Páramo El Zumbador.
En 1600 tuvo un avance ligero y los vecinos aumentaron a cincuenta; vivían en casas de barro y paja, por cuanto solamente hasta 1664 se construyó una casa de teja, pues la iglesia era de barro, bahareque y paja, y no tenía torre ni campana. En 1761 la ciudad llegó a los mil 600 habitantes; en 1800 tenía mil 800 habitantes; en 1820, la época en que el Libertador Simón Bolívar visitó dos de las tres veces que vino a San Cristóbal, habían 2 mil habitantes; en 1825 tenía 2 mil 728 habitantes; en 1826 tenía 2 mil 833; en 1845 sufre otro ligero aumento y la población llega a los 8 mil habitantes.
Según el cronista, la década del 50 hasta el 56 fue importante porque estaba a punto de crearse la provincia del Táchira, y porque desde el punto de vista demográfico, abrieron dos poblaciones importantes: La Ermita y La Sabana (hoy La Concordia), y se anexaron a San Cristóbal, entonces la ciudad creció, indudablemente, desde el punto de vista geográfico y poblacional.
En 1874, la capital tachirense tenía 11 mil 903 habitantes; en 1875, sufrió un descalabro con el terremoto del 18 de mayo e hizo reducir el número de pobladores, además que la ciudad casi fue completamente reconstruida, sobre todo en la zona más aristocrática de la ciudad, las cercanías de la plaza Juan Maldonado, donde había llegado Bolívar durante su visita.
Y San Cristóbal siguió creciendo. En 1891 tenía 16 mil 791 habitantes; al abrirse el siglo XX, en 1900, tenía 20 mil habitantes; y cada década aumentaban diez mil habitantes hasta 1961, durante el cuatricentenario, cuando tenía 56 mil habitantes.
Hoy el municipio tiene una superficie de 241 kilómetros cuadrados, según las cifras que maneja la municipalidad, y si bien las proyecciones del INE, que este año comienza el Censo Poblacional, todavía no roza los 300 mil habitantes, en la Alcaldía rechazan la estadística, basados en los registros hasta este año.
Por ejemplo -señala la alcaldesa Mónica de Méndez- desde el punto de vista de la demanda se han creado escuelas privadas, guarderías y pre escolares, tanto en Barrio Obrero como en la urbanización Mérida, la Carabobo y la parroquia San Juan Bautista. A su modo de ver, si bien su información demuestra que ha habido una alta densidad poblacional, el volumen de construcciones en los últimos quince años, indica que "San Cristóbal dejó de ser una ciudad de casas y pasó a ser una ciudad con una gran cantidad de edificios".
En la zona de Pueblo Nuevo han construido más de veinte edificios, en Barrio Obrero están construyendo verticalmente, hay oficinas con minicentros comerciales, apartamentos o edificios por la avenida 19 de Abril; y a la altura de la avenida Rotaria hay varios terrenos baldíos para hacer desarrollos habitacionales, para lo cual se han constituido asociaciones civiles, al igual que por el barrio Bolívar.
Es la parroquia San Juan Bautista, por la Cueva del Oso -según Méndez- la protagonista del crecimiento urbanístico y poblacional del municipio, por la gran cantidad de urbanismos, urbanizaciones y zonas que ahí se han desarrollado.
La tranquilidad que caracterizaba a la ciudad pequeña se perdió entonces y pasó a ser una urbe metropolitana. Ese otro indicador, muestra que "estamos por encima de los 500 mil habitantes, sólo en el municipio San Cristóbal, incluida su área rural que es hacia San Sebastián, una parte agrícola de La Concordia y la zona de Francisco Romero Lobo".
Otra variable que argumenta la Alcaldesa para mostrar que San Cristóbal supera los 300 mil habitantes que tiene proyectado el INE, es que en el municipio hay 80 mil 671 inmuebles urbanos, además de 8 mil 559 terrenos ejidos, aunque en la capital tachirense apenas 45 mil 413 están pagando el servicio de recolección del aseo urbano residencial. Estiman las autoridades municipales que hay más de cien mil inmuebles que no están registrados, porque quienes quieren hacerlo no presentan ante Catastro el registro de protocolización de sus documentos de propiedad, y sin esa formalidad no los pueden incorporar.
Por eso, para el arquitecto Carlos Blanco, director de Desarrollo Urbanístico de la Alcaldía de San Cristóbal, "cuando uno saca las cuentas, las proyecciones del INE no están acordes, porque si hablamos de 80 mil inmuebles, viviendas, casas, y en cada uno un grupo familiar de cinco personas, tenemos 400 mil personas, además de los barrios y las invasiones. "Apenas serían el 75 por ciento de la población esos 80 mil".
Al director municipal le preocupa -dijo- esa curva de crecimiento población por lo que llama "el proceso de improvisación de la Ley de Tierras, de ocupar los terrenos desocupados, porque hay necesidades de espacio para vivir, cuando no es solamente construir una casa, sino escuelas, canchas, centros hospitalarios y una cantidad de equipamiento y servicios de infraestructura que la ciudad no puede satisfacer".
La razón que aduce es económica, pues señaló que, por una parte, menos del cincuenta por ciento de la población registrada cancela los tributos al municipio, y ese número está subsidiando al resto que no paga; y por otra, "no viene el dinero del gobierno nacional para poder acondicionar la ciudad y que todos podamos crecer, y no es que estamos cerrados al proceso de crecer, sino que no estamos preparados para el proceso de crecer tan aceleradamente".
No obstante -dice- tienen en cuenta que regentan la capital de un área metropolitana y por eso la incidencia en el crecimiento demográfico, lo cual implica que cada día aumenta la demanda de servicios.
El doctor Villamizar Molina considera que hay "muy amplios horizontes hacia el futuro" y en ello coincide con planificadores como el arquitecto Henry Matheus Jugo, quien no concibe a la San Cristóbal del mañana solamente entre los límites del municipio.
Según esa visión, está la vía de desarrollo de San Cristóbal-La Fría, con la autopista, la cual se va a poblar; la ruta de la Panamericana, que muestra desde ya el aumento de la población en Táriba, Palmira, Patiecitos, El Abejal, Palo Grande; además de la Troncal 005, que en definitiva piensan que aumentará la población de San Cristóbal hasta La Pedrera, la cual avizoran en una gran ciudad, por cuanto ahí confluyen Barinas y Apure.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada